Nueva ley federal obliga a Boeing a mejorar el sistema de seguridad del MAX

La autorización para certificar las nuevas versiones MAX 7 y MAX 10 del Boeing 737 sin cambiar el anticuado sistema de alertas de seguridad en cabina de acuerdo con las nuevas especificaciones, no fue gratis para el fabricante estadounidense. Como lo comentamos aquí desde que se dio la autorización, a cambio de permitirle el mismo sistema de alertas, Boeing tendría que hacer mejoras a todos los 737 MAX en operación sin cargo a las aerolíneas que los operan.

En virtud de una disposición añadida al proyecto de ley de financiamiento del gobierno de EE.UU., los operadores del Boeing 737 MAX tendrán un plazo máximo de 3 años a partir de que la FAA certifique al 737-10 MAX, para actualizar sus flotas con dos mejoras que Boeing está agregando a la versión -10 desde el inicio, que son una tercera fuente de información del sensor de ángulo de ataque (AOA) y un interruptor que permita a los pilotos silenciar los avisos de velocidad excesiva y el aviso de pérdida de sustentación haciendo vibrar la columna de mando. En la legislación se establece que Boeing deberá pagar por estas actualizaciones a todos los aviones en operación.

El mismo proyecto de ley establece la prohibición de operación de cualquier variante del 737 MAX que no cuente con el sistema mejorado de ángulo de ataque y la manera de desconectar las alertas de velocidad y vibración de la columna, o los sistemas equivalentes autorizados por la FAA, tres años después de la fecha en que la Administración emita el certificado de tipo para el Boeing 737-10 MAX.

La ley también establece que todas las variantes del 737 MAX que sean certificadas un año después de la certificación del 737-10 deberán incorporar también tanto el sistema mejorado del AOA como el interruptor de las alertas establecidos en la ley. Boeing no tiene por ahora nuevas versiones del MAX en puerta, pero si decidieran crear alguna otra, como una versión de rango extendido, deberán cumplir también con la disposición.

Desde luego que la actualización que exige la ley para todos los 737 MAX previamente fabricados, aplica para todos los aviones operados en EE.UU., o los registrados en ese país operando en otros lugares, es de esperarse que se adopte como algo obligatorio alrededor del mundo. De hecho, Boeing había aceptado desarrollar ambos sistemas a solicitud de la agencia europea EASA durante el periodo en que el 737 MAX estuvo en tierra, como una de las condiciones para re-certificar el avión.

Así que Boeing inició las pruebas tanto de la nueva fuente de información para el AOA desde marzo de 2022 como parte de la certificación del 737-10. Ambas adiciones fueron las principales prioridades que los reguladores identificaron durante sus revisiones al diseño del MAX luego de los accidentes. Esto, más el mal diseñado software del MCAS y la decisión de Boeing de no avisarle a los pilotos de los cambios, fueron las causas principales para los accidentes de 2018 y 2019.

 

Fuente: https://www.transponder1200.com/nueva-ley-federal-obliga-a-boeing-a-mejorar-el-sistema-de-seguridad-del-max/

close

Suscríbete gratis al boletín de noticias

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *